anoche soñé contigo

miércoles, 29 de abril de 2009

"CUIDADO : LA IEJELOSPERROS PUEDE SER CRISTO"....


ARTICULO de EDUARDO OSORIO PUBLICADO AYER EN EL NORTE...
Cuidado: ¡"¡¡CUIDADO LAIEJELOSPERROS PUEDE SER CRISTO!!"

Categorias: Columna - Sociedad - Nacional

Una "antisocial" mugrienta, y con su jauría de perros, llega a ser más humana, que los que van a Misa o lucran con Dios, a cada rato.

Leído 265 veces

Escrito por Eduardo Osorio



Compartir



Aunque tengo en mente “atacar” periodísticamente algunas insinuaciones de lectores impacientes, no puedo darme el lujo de dejar pasar a la “IEJELOSPERROS”.

No, no es un trabalenguas, ni tampoco un acertijo.

Es simplemente, un ser humano marginal, como sus iguales : el submundo viñamarino de la vagancia y la mendicidad.

“LAIEJELOSPERROS”, recorre el centro de Viña, de arriba abajo,pero puede ser también Coquimbo, Chillán.

De vestir descuidado, y apariencia de alienada, va detrás o delante de sus perros, una jauría, pero ninguno, milagrosamente con rabia o “bravo”.

“Están bien enseñados” me dice, con sólo un diente” canino” (coincidencia feroz), en su boca casi desierta si no es por el colmillo ése, y mira a sus mascotas, como una madre a sus hijos, mientras contesta.

No se identifica con nombre, y no se enoja cuando los peatones la saludan con el apódo de “IEJELOSPERROS”, es hasta mística diría yo, pues se ríe, y a todo el mundo le mira afablemente, resultando una caricatura la poco poblada boca.

En Los Miserables, Víctor Hugo, o Jonathan Swiftt, un crítico social, y hasta nuestro Hernán Rivera Letelier, han tratado de fotografiar literariamente a estos desadaptados , y lo han conseguido sin duda, pero nosotros no obstante, nos empeñaremos en aquello este rato.

Olorosa a pobreza, mezcla rara de aroma a leña y basura, con su ropa nada más sucia, y “luciendo piñén”, el más elemental signo de desaseo, en sus manos y pies, se sienta, cuando se cansa, frente al Samoiedo, o a un hotel de moda. Los perros también.

Carga una bolsa con alimento para “mascotas”, y comienza con la “repartija” a ver Nerón, Jackie, Pinoché, y para que nadie pelee, al último lo bautizó como Fidel Castro, tal cual.

Los “cuicos” viñamarinos le hacen asco, mientras el típico clase media a simple vista, y el pobretón, empatizan con “Laiejelosperros”, que empieza con su show ¿show?.

Claro, los perros, doce en total, se estiran, saltan, se sientan, hacen musarañas, y acrobacias, dignas de circo, o sea de animales domados por un especialista…pero no, es tan sólo “LA IEJELOSPERROS”, que luego del espectáculo, pasa un sombrero para recaudar la colaboración, que no es poca, tomando en cuenta la crisis.

Luego de un rato repite, y si no a “volar los patos”.

Pero aquí viene lo increíble, y nos damos gracias de seguirle el itinerario.

Es digno de Ripley, lo que hace, en estos tiempos, y estamos ante un verdadero SER HUMANO, y mucho más que otros, que visten elegante, son Doctores, y hasta pastores.

“LAIEJELOSPERROS”, en su albedrío, ha observado en el recorrido, que una mujer, de unos 30, embarazada notoriamente, yace sentada muy triste en uno de los bancos instalados en la Plaza Sucre viñamarina, mientras todos pasan indiferentes ante su congoja.

Mientras nosotros nos hacemos los desentendidos, y no evidenciamos ser “reporteros de la vida”, ella, se desentiende de su “troupe”, que no obstante le aguarda en celosa espera, y lealtad.

Luego, se sienta al lado de la afligida niña casi, y le pasa delicadamente su mano por el pelo, saca un pañuelo, inmundo, y parece secar su rostro, claro, unas lágrimas lo surcan.

Luego, conversa, a la mejor manera de una trabajadora social, lo que me imagino, pues nunca las he visto actuar, salvo hacer fichas y fichas, para tratar que no caigas en la categoría de CAS, y la consuela.

Es una verdadera madre, pues afecto le sobra, y si no fuera por la pinta, cualquiera creería que se trata de un candidato a algo en faena preelectoral.

Pero no. Se trata de un ser catalogado como “antisocial”, cochino y feo, para más remate, que no tiene cabida en la sociedad.

Pero no he terminado señores, y acá viene lo más increíble, y demuestra paradojalmente su humanidad, al sacarse de un bolsillo dos huevos duros, que empieza a pelar para darle a la muchacha aquella, acongojada por su situación.

Luego, sacará desde otro escondite de su vestimenta, un billete de mil pesos, y que entrega en la mano de la mujer, la que se resiste a aceptar la dádiva, pero puede más su gesto, le toma la mano, le pone el dinero, y se la hace empuñar.

Acto seguido le da un beso en la frente, y se despide, continuando su caminata por el centro de la ciudad.

¿Qué me dicen?

“Si me lo hubieran contado, no lo hubiera creído” dice el acervo popular cuando estamos ante un hecho como éste.

En pleno 2009, con crisis, anuncios de fin de mundo, y egoísmo, ésta “IEJELOSPERROS”, nos deja con la boca abierta.

Cuando me trato de explicar, lo inexplicable, viene a mi memoria, una frase de mi abuela, hoy fallecida, una intérprete de la Biblia a su manera, que me dijo un dia: “Jesús se disfraza de pobre, y nos prueba”, agregando que “cuando volviera, lo haría como un ladrón en la noche".

Quizás, y de acuerdo a este predicamento “laiejelosperros”, algo debe tener de Cristo, o lisa y llanamente, ella está mal, y nosotros el resto, los decentes, trabajadores, cesantes, pastores de la iglesia, “cuicos” y no “cuicos”, ¡estamos todos bien!.

2 comentarios:

Hernan Carrasco Gomez dijo...

Estimado Eduardo, observador de los detalles de la vida cotidiana, te lleva con orgullo y simpatía a contar esta historia que, siendo urbana y en V I Ñ A D E L M A R nada menos, muchos no teníamos idea de ella. No cabe la menor duda, es una historia muy humana y, seguramente, avalada por DIOS, para ver si "picamos" los aseados y perfumados que no alcanzamos a visualizar las penurias de nuestros congéneres en problemas. Si la encuentras de nuevo te agradeceré le devuelvas su contribución a esa atribulada joven. Después nos arreglamos los dos.Atentamente. Tu amigo Hernán Carrasco.

Aristides dijo...

Estimado Eduardo, observador de los detalles de la vida cotidiana, te lleva con orgullo y simpatía a contar esta historia que, siendo urbana y en V I Ñ A D E L M A R nada menos, muchos no teníamos idea de ella. No cabe la menor duda, es una historia muy humana y, seguramente, avalada por DIOS, para ver si "picamos" los aseados y perfumados que no alcanzamos a visualizar las penurias de nuestros congéneres en problemas. Si la encuentras de nuevo te agradeceré le devuelvas su contribución a esa atribulada joven. Después nos arreglamos los dos.Atentamente. Tu amigo Hernán Carrasco, a través de Arístides.