anoche soñé contigo

lunes, 20 de abril de 2009

EL DIA DEL LIBRO A MI MANERA...




No hay nada que hacer. Si estamos escribiendo en este medio, es porque hemos leído, y si hemos leìdo, es porque hemos firmado un contrato de por vida con la cultura, y con... LOS LIBROS pues. ¿Qué se creen?, ¿que iba a dejar pasar de largo el Día Internacional de los LIBROS?.

A pesar de tener en vista algunas otras ideas que desarrollar, y que maduro y preparo, confieso que ahora escribo sin pauteo, y lo que me sale del alma lo estoy volcando directamente en el papel digital.

Así como un día de abril murieron ( y me lo recuerda mi amigo y seguidor Antonio Macías) CERVANTES, SHAKESPEARE o GARCILASO DE LA VEGA, el que habla en época remota, no sé si un 23 de abril, un 24 de marzo o un 6 de septiembre, comenzó a sentir una pasión, que se fue haciendo crónica, por unos cúmulos de papel, que contenìan muchas historias, poemas, o crónicas con entretenidìsimos protagonistas.

Alumno del Instituto Nacional, y la autoreferencia vale, tuve como Profesor a un fumador empedernido, pero al mismo tiempo, un loco por la cultura y la lectura, que nos imbuyó a todos los de la clase, el gusto por leer. No recuerdo exactamente cómo lo hizo, pero desde ese entonces me lo leo todo, y crèanme sè discriminar, no cuanti, sino cualitativamente, y no “cuanti-cuali”, como se habla coloquialmente.. Infante se apellidaba, y me acercó en sus horas de Castellano a Jack London,Francisco Coloane, Antoine de Saint Exùpery, y, a... Liborio Brieva, ¿Este último, lo conocen o lo han escuchado nombrar?...Se trata del cronista de nuestra historia (hay muchos lo se, pero el más lúcido), quien noveló y las hizo más digeribles, por ejemplo, las osadías de Rodríguez, las patriadas de Carrera, y los denuedos de O”Higgins, sin dejar de lado en absoluto, las urgencias de Marcó del Pont, y por supuesto el interés de San Bruno por disuadir a los patriotas, y también poniéndonos al tanto de sus pellejerías y hasta “conquistas”, pero sentimentales estas últimas.
¿Saben ustedes, lo que es quedarse dormido leyendo esas joyitas, seguidas al otro dìa de un clàsico de Julio Verne, o un Loco Estero de Blest Gana?

Al respecto, hace unos días escuchaba a Jorge Edwards, que escarba en la historia librera, y recupera para la memoria chilena, a los recónditos GONZÁLEZ VERA y al autor de Martín RIVAS justamente, amén de Joaquín EDWARDS BELLO, un porteño que le inspiró "EL INÚTIL DE LA FAMILIA".

BUENO, ME RAYÉ, PORQUE EL TAN SÓLO OLOR DE UN LIBRO VIEJO, ME RESULTA ADICTIVO. ASIMISMO, UNA ANOTACIÓN AL MARGEN, Y HASTA UNA FE DE ERRATAS ME CAUTIVA.
Un colofón y un epìlogo son aliños, que no dejo pasar en un buen libro.

Para terminar una anécdota que puede entretenerles y servirles, y que tiene de protagonista a ese lector compulsivo ejemplar de INFANTE.
¿Saben?, de este “enjundioso” profesor aquel, aprendí a leer y a observar, a partir de la novela Robinson Crusoe.

Ustedes saben que a nuestra Isla ubicada frente a San Antonio, y a unos 700 kilómetros mar adentro, y que es en realidad un archipiélago, compuesto ademàs por la Santa Clara y la Alejandro Selkirk, se le adjudica haber sido el hogar de Robinson Crusoe, ¿cierto?. Pues bien, INFANTE me dijo un día: mentira, pero no peyorativa ni exultantemente, sino con mucha sencillez y pedagogía, para luego completarme: "te desafío a leer la versiòn original de “Las Aventuras de Robinson Crusoe”, y sabrás por qué".

Les cuento, que en esa época, (años sesenta), era muy difícil conseguir la versión original, pero San Diego, con sus librerìas de viejo, la recorrí de "pé a pá", y en el fondo de una galería, en un verdadero museo del libro como era el local de Luis RIVANO, ¿lo conocen?, encontré el librito aquel, que devoré. Efectivamente la historia original transcurre en el Atlántico, entre Brasil y África, y la isla de la historia, es una que milagrosamente se aparece en el horizonte de Crusoe, cuando naufraga su velero, en el que va a Guinea a buscar esclavos, para una finca que poseìa en Brasil no obstante ser inglés, y no la nuestra.

Lo de la ficción entonces, es una aproximación a la historia original, pues Alejandro Selkirk fue en realidad tripulante de un buque anclado en lo que más tarde sería la Bahía Cumberland, de la actual Robinson Crusoe, y que cayó en desgracia ante su contramaestre, quien lo castigó dejándolo abandonado por cuatro años en ese lugar, y hace 300, con vituallas y una Biblia. Recogido al cabo de ese tiempo, Defoe se inspiró en él, cuando en una taberna de Largo, Escocia, le prestó oído al mismísimo Alejandro, y a quien se le debe haber soltado la lengua con unos whiskyes de más, a su regreso a la civilización

Les cuento, que nunca me he olvidado de aquello, y cada libro que he leído lo he hecho con el convencimiento de que "todo depende del cristal con que se mira",y la memoria de INFANTE siempre está presente en mis aproximaciones a la lectura, sobretodo en esta fecha, y ojalá digo, hayan algún INFANTE cerca de cada Escuela de mi país, que harta falta nos hace, salvo algunas recónditas excepciones.

¡”QUE VIVAN LOS LIBROS, EN SU DÍA”!

1 comentario:

Alberto dijo...

No había visto en el último tiempo Eduardo, un blog que tratara de salir de esa monotonía, en que se están convirtiendo, y tú das la nota.
Es hasta emocionante verte en esa Isla que parece ser de utilería, y ese mar, y tus notas por supuesto.
Bien se que en tus recorridos tienes cientos de vivencias y anécdotas, y que has resignado algunas por la literatura con tus amigos del Círculo, lo que también te hace destacar.
Te felicito sobre todo por elegir esa música de La Vuelta al Mundo en 80 días, y me parece estar viendo hasta la película.
¿Qué no hace un escritor, si no hacer soñar?
Tú lo haces.
Feliz Día del Libro.
Alberto Altamirano Reutz, tu amigo