anoche soñé contigo

martes, 2 de junio de 2009

"LA TARDE TEMPLADA" DE ANTONIO MACIAS


Antonio, seguidor del blog, envía su "Tarde Templada", y me hace recordar a aquel viejo español que mi padre visitaba en Quilicura, y que asociaba con sus ancestros...siempre era en las tardes la visita, o un sábado , o un domingo, y siempre también recuerdo tardes templadas, coincidentemente Antonio,..... bueno, ese español, uno más, llegado en el Winnipeg, tenía un dicho, algo así como "arrancar los valientes marroquíes, que ahí vienen los cobardes españoles" a manera de ironía por supuesto, hoy me acordé de él con tu poema Antonio, que prometiste traspasarlo a formato con tu voz adecuado al blog, y que espero....por el momento acá va la letra....LA TARDE ESTÁ TEMPLADA


La tarde está templada,

y es como a mí me gusta:

tibia como la mano sudorosa,

seca como las hojas que se arrumban

por falta de humedad en el verano.

El estío de sol de calentura,

caduco y tembloroso,

se sacude la sed y las pelusas,

marineras del aire,

trepando el palo hostil de las penumbras.


Suena un tambor de cascos percutores,

de caballos con romas herraduras,

con espuelas de hierro,

con orejas en punta,

con jinetes saltando por la línea

del horizonte, pálida y difusa.


Ellos me dictan rápidos los versos

con la herramienta justa,

con los objetos puestos en mi mesa:

Lápiz, papel y una invisible cuna

donde sueñan, durmiendo, mis escritos:

las palabras que esperan, que rezuman

desde mi seso lúcido,

a que, azuzándolas, de mí resurjan.


Mi mente está templada,

y es como a mí me gusta:

luminosa, radiante,

tibia como la tarde que me alumbra.

Voy encendiéndole al mundo

por serranías llenas de penumbras,

larras de soledades y de riscos,

ascuas ardientes de Literatura.


Voy salvando hondonadas en los bosques

en busca de mis páramos, en busca

de mi tierra donde han dejado huellas

esos caballos de cerviz robusta;

sus relinchos con gritos desvaídos,

filtrados por los troncos de la jungla,

edifican el castillo de un poema.





Es mi verdad, es mi palabra justa,

la que no vino ayer.

Pero hoy, sin remitir perdón ni excusas,

de repente es mi espléndida visita:

de pronto, sin aviso y con mesura.


Antonio Macías Luna

1 comentario:

Ana Luisa Valenzuela Retamal dijo...

antonio,

Bellísima silva romance de una enorme simplicidad y armonía astral.

Felicitaciones

Ana Luisa Valenzuela